lamirada.eu

Antoni Puigverd: Un guardia civil

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Mida del text Imprimeix aquesta pàgina

La es­pi­ral ca­ta­la­na de­ja el co­ra­zón en un pu­ño. Ade­más de la frac­tu­ra in­ter­na de los ca­ta­la­nes, ade­más de la dis­pli­cen­te agre­si­vi­dad de la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la y del tris­te de­cli­ve de per­so­na­jes que, co­mo Oriol Jun­que­ras o Car­les Puig­de­mont, se han ju­ga­do li­te­ral­men­te la vi­da por una idea, ade­más de to­do ello, las pa­la­bras del mi­nis­tro de Jus­ti­cia anun­cian­do la pron­ta in­ha­bi­li­ta­ción pre­ven­ti­va de to­dos los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas sub­ra­ya la reac­ción ven­ga­ti­va del Es­ta­do. To­do ha ido de la peor ma­ne­ra po­si­ble. Las pre­vi­sio­nes más dra­má­ti­cas se es­tán cum­plien­do. Des­pués de unos años de bo­rra­che­ra de ilu­sión vi­vi­re­mos lar­gos años de amar­ga re­sa­ca co­lec­ti­va.

Pa­ra ais­lar­se de es­te am­bien­te de­pre­si­vo e in­co­rre­gi­ble, no hay na­da me­jor que una bue­na no­ve­la. Por edad, me co­rres­pon­de el en­sa­yo, pe­ro es­toy le­yen­do mu­cha na­rra­ti­va es­tos días. Pa­ra es­cu­rrir el bul­to. Sin em­bar­go, dos de las no­ve­las que me he zam­pa­do es­ta se­ma­na no me han ayu­da­do a eva­dir­me, pre­ci­sa­men­te. Una de ellas na­rra a ojos de un jo­ven in­ge­nuo el tris­te re­gre­so de Jo­sep Car­ner a Bar­ce­lo­na en 1970. Re­torn (Co­lum­na) me ha in­ci­ta­do a re­leer a Jo­sep Car­ner y me ha he­cho des­em­pol­var las de­li­cio­sas me­mo­rias que Ma­rià Ma­nent es­cri­bió du­ran­te la Gue­rra Ci­vil en su re­fu­gio del Mon­tseny. Pe­ro la no­ve­la es ele­gía­ca y hoy no ten­go fuer­zas pa­ra co­men­tar­la. En cier­to mo­do, el au­tor, Car­les Ca­sa­jua­na, vie­ne a de­cir­nos que un poe­ta tan lu­mi­no­so co­mo Car­ner, com­pa­ra­ble a los me­jo­res eu­ro­peos de su tiem­po, no tie­ne es­pa­cio en su casa. Pron­to re­gre­sa­ré a es­te gran li­bro.

La otra no­ve­la que quería co­men­tar­les na­rra la vi­da ejem­plar de un guar­dia ci­vil, el ge­ne­ral Jo­sé Aranguren; y es­tá cen­tra­da en los pri­me­ros días de la gue­rra en Bar­ce­lo­na. Po­cos ca­ta­la­nes y es­pa­ño­les tie­nen idea de quién era el ge­ne­ral Aranguren. El ro­man­ti­cis­mo, que no ali­men­ta tan só­lo la his­to­ria na­cio­na­lis­ta, da por he­cho que la re­vuel­ta po­pu­lar fre­nó la su­ble­va­ción mi­li­tar en Bar­ce­lo­na el 19 de ju­lio de 1936. El he­cho es que, sin la pe­ri­cia es­tra­té­gi­ca del ca­pi­tán Fre­de­ric Es­co­fet, co­mi­sa­rio de Or­den Pú­bli­co de la Ge­ne­ra­li­tat, y sin la ayu­da dis­ci­pli­na­da de la Guar­dia Ci­vil, que co­man­da­ba el ge­ne­ral Jo­sé Aranguren, la re­vuel­ta de los mi­li­ta­res ha­bría triun­fa­do en­se­gui­da en Bar­ce­lo­na.

Lo­ren­zo Sil­va ha no­ve­la­do es­ta his­to­ria en Re­cor­da­rán tu nom­bre (Des­tino) reivin­di­can­do la fi­gu­ra im­pe­ca­ble­men­te pro­fe­sio­nal de Aranguren, que cam­bió el signo de la Gue­rra Ci­vil. Por su­pues­to, cuan­do los su­ble­va­dos ga­na­ron la gue­rra, lo fu­si­la­ron. La no­ve­la re­zu­ma ver­dad his­tó­ri­ca y pro­fun­di­dad hu­ma­na. Es un re­pa­so de la vi­da de Aranguren, des­de su Ga­li­cia na­tal, pa­san­do por los años du­rí­si­mos en el nor­te de Áfri­ca, don­de com­par­tió des­tino con uno de los sus an­ta­go­nis­tas, el ge­ne­ral Go­ded, pa­san­do por Ma­drid del fi­nal de la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra y de los pri­me­ros años de la Re­pú­bli­ca. Aranguren com­par­te pro­ta­go­nis­mo con mu­chos per­so­na­jes de­ci­si­vos de aque­llos años (San­jur­jo, Mo­la, Aza­ña, Fran­co y com­pa­ñía), que apa­re­cen siem­pre ex­qui­si­ta­men­te do­cu­men­ta­dos y des­cri­tos con una ob­je­ti­vi­dad im­pre­sio­nan­te. Tie­ne la no­ve­la una es­truc­tu­ra muy sin­gu­lar. Se ins­pi­ra en la fór­mu­la del fran­cés Em­ma­nuel Ca­rrè­re: mez­clar ma­te­rial bio­grá­fi­co y per­so­nal en una na­rra­ción que ex­plo­ra un te­ma histórico. Así, la vi­da de los abue­los hu­mil­des y dig­ní­si­mos de Lo­ren­zo Sil­va se tren­za con la de Aranguren. Y es­tas vi­das pa­ra­le­las per­mi­ten di­bu­jar un ver­da­de­ro fri­so de la vi­da mi­li­tar y po­li­cial del pri­mer ter­cio del si­glo XX.

El nú­cleo de la no­ve­la es una lla­ma­da que re­ci­bió Aranguren, el 19 de ju­lio de 1936, en su te­lé­fono de la Con­se­lle­ria de Go­ver­na­ció. Quien lla­ma es el ge­ne­ral de Di­vi­sión Manuel Go­ded. Le pi­de que se una a la re­vuel­ta mi­li­tar. Aranguren con­tes­ta que no. Go­ded le amenaza con fu­si­lar­lo. Y Aranguren res­pon­de: “Si ma­ña­na me fu­si­lan, fu­si­la­rán a un ge­ne­ral que ha he­cho ho­nor a su pa­la­bra y a sus ju­ra­men­tos mi­li­ta­res; si le fu­si­lan a usted, fu­si­la­rán a un ge­ne­ral que ha fal­ta­do a su pa­la­bra y a su ho­nor”. Los dos aca­ba­ron en el pa­re­dón.

La no­ve­la obli­ga a re­fle­xio­nar, inevi­ta­ble­men­te, y más en es­te tris­te mo­men­to ca­ta­lán, so­bre la im­por­tan­cia de la le­ga­li­dad a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. Aranguren ac­tuó, en el fon­do, con­tra su pro­pio mun­do y sus pro­pios in­tere­ses: el des­ba­ra­jus­te de ju­lio del 36 en Bar­ce­lo­na le des­agra­da­ba pro­fun­da­men­te. Su ges­to fue he­roi­co, pe­ro tam­bién inú­til. Fue be­llo y jus­to, pe­ro na­da bueno creó. La le­ga­li­dad re­pu­bli­ca­na que él aban­de­ra­ba no triun­fó, en Bar­ce­lo­na, aque­llos días. Triun­fó la vis­ce­ra­li­dad po­pu­lar, la ven­gan­za de cla­se y el re­sen­ti­mien­to del anar­quis­mo ar­ma­do.

Él vi­vió aque­llos tiem­pos con tris­te­za, des­bor­da­do, co­mo la Ge­ne­ra­li­tat de Com­panys. Fue mal vis­to por los que te­nían que agra­de­cer su leal­tad y fue fu­si­la­do por los com­pa­ñe­ros de ar­mas, que no le per­do­na­ron su ri­gor. La rec­ti­tud del guar­dia ci­vil Aranguren fue ol­vi­da­da por unos y por otros. De ahí la iro­nía del tí­tu­lo de Lo­ren­zo Sil­va: Re­cor­da­rán tu nom­bre. Mo­ra­le­ja: los me­jo­res y los más rec­tos acos­tum­bran a ser des­car­ta­dos. La his­to­ria no ama la rec­ti­tud. La his­to­ria ama a los ven­ce­do­res.

La Vanguardia

Lorenzo Silva: “Al menos la literatura hace justicia con José Aranguren

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *