lamirada.eu

Carmen Tomás y Valiente: “En Cataluña no hubo rebelión, porque no ha existido violencia”

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Mida del text Imprimeix aquesta pàgina

Carmen Tomás y Valiente (Valencia, 1969) es profesora titular de Derecho Penal de la Universitat de les Illes Balears, adonde llegó hace año y medio desde la Universidad de Valencia. Hija de Francisco Tomás y Valiente, presidente del Constitucional asesinado por ETA, el pasado lunes pronunció una conferencia en el Colegio de Abogados sobre “Delitos contra las instituciones públicas“.

—Para que se haga cargo del tipo de entrevista: ¿En Cataluña se ha cometido un delito de rebelión?
—En Cataluña no ha habido rebelión, porque requiere una violencia que no ha existido y que debería ser contra las personas, no bastan los episodios de fuerza contra las cosas. Es uno de los delitos con penas más graves, y se ha de entender en el contexto de un levantamiento de carácter armado.

—Un juez del Supremo debe saber si hay o no rebelión desde el primer momento.
—Lo cual nos lleva a pensar que no hubo rebelión. Si existía el “plan preconcebido” de que se habla en autos, lo lógico hubiera sido presentar la querella muchísimo antes. No puedo atribuir intenciones, pero se hace una interpretación incorrecta del tipo. Así lo manifestamos 150 penalistas, pero no se nos prestó demasiada atención.

—El ´procés´ transcurre a plena luz del día.
—Y si tan clara estaba la rebelión, es un delito en que el Código Penal contempla los actos preparativos, la “conspiración para la rebelión“. Y durante un proceso tan largo, no se interpuso ninguna querella.

—¿El Supremo se guía por criterios políticos?
—No me gustaría poner en mi boca que un magistrado del Tribunal Supremo actúa por motivos políticos, pero ha tirado por elevación. Se ha convertido en jurídico penal un problema político, que no debería solventarse por la vía judicial. Lo ocurrido no es equiparable a la rebelión o golpe de Estado de que se habla, solo está clara la desobediencia.

—¿No es lo mismo Urdangarin que Junqueras?
—A la gente le cuesta entender que un condenado a años de cárcel no ingrese, pero el caso de Urdangarin a la espera de recurso no es excepcional. Igualmente pienso que Junqueras no debería estar en la cárcel. No hay indicios racionales suficientes para la rebelión, y tampoco se da ninguno de los presupuestos de la prisión preventiva, ni riesgo de fuga ni de reiteración. Y lo digo al margen de la simpatía personal por el procés, que en mi caso no es especialmente acusada.

—¿El Constitucional presidido por su padre hubiera dictado unas resoluciones tan extrañas?
—No lo contestaré respecto a la época de mi padre, sería impropio. Yo hubiera deseado que la crisis catalana no se enfocara desde un recurso continuo al Tribunal Constitucional, que debe solucionar o paralizar. Mi idea es que tiene que haber una negociación política.

—¿Se está restringiendo la libertad de expresión?
—La Audiencia Nacional y el Supremo transitan por una senda muy peligrosa en estos casos. Hay que se extremadamente cuidadosos al castigar delitos de opinión, con la única excepción de la invitación directa a favorecer un clima de violencia. Estoy con la nieta de Carrero Blanco, no es deseable que un rapero esté en la cárcel.

—A usted ya le va bien que todo el Derecho sea Penal.
—Está pasando, y no me va bien. Parece que si no es delito, no se hace nada. Se utiliza un Derecho Penal simbólico, mediante el cual el Estado da a entender que actúa, pero que es técnicamente deficiente porque se pronuncia a golpe de caso mediático.

—¿Quién exige que sea así?
—Lo pide una sociedad obsesionada con la seguridad. Cada vez se adelanta más la intervención del Derecho Penal, y se castigan conductas preparatorias sin esperar a la tentativa. Es un Derecho Penal expansivo.

—¿Es usted una víctima del terrorismo?
—Nunca me ha gustado esa expresión. La víctima es mi padre, al que mataron, y no quiero esa etiqueta. Con todo el respeto a las asociaciones de víctimas, ninguno de los cuatro hermanos hemos participado en ellas.

—¿Las víctimas han de dictar la política antiterrorista?
—Clarísimamente, no. Es un gran error. Ni en el terrorismo ni en nada. El padre de una niña violada no debe participar en una comisión parlamentaria sobre las penas correspondientes a ese delito, como llegó a ocurrir.

—Pero usted es penalista, además de hija de un asesinado por ETA.
—Poco después de morir mi padre, me llamaron de una universidad del sur, para que participara en un congreso sobre terrorismo. Me dijeron que “nos encantaría que vinieras, quién mejor que tú“, y les repliqué “nadie peor que yo“. No debo intervenir en asuntos de política criminal antiterrorista.

—Baltasar Garzón dice que todavía no se ha recuperado del asesinato de la fiscal Carmen Tagle.
—Lo llevas ahí, siempre lo recuerdas y es una herida, pero no me atrevería a decir que no me he recuperado. Haces tu vida y eres feliz. La familia, los hijos.

—¿Ha leído ´Patria´?
—No. He estado a punto algunas veces, y mis familiares lo han leído, pero huyo un poco del tema del terrorismo. Tendré que leerlo.

—¿Una profesora de la UIB ha de conocer el catalán?
—Sí, porque facilita la integración. Lo hablo como puedo, pero la gente te agradece el esfuerzo.

—¿Se despenalizará algún día la eutanasia?
—Espero verlo, pero no sé si lo veré. Se debería pedir un mayor compromiso de los partidos de izquierda.

Entrevista de Matías Vallés

Diario de Mallorca

Una respuesta a Carmen Tomás y Valiente: “En Cataluña no hubo rebelión, porque no ha existido violencia”

  1. Jaume Asens Passarrius 5 de febrero de 2018 a 13:41

    Muchas gracias por estas ponderadas opiniones.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *